Juventud y Poder

El justo equilibrio generacional en la toma de decisiones y la posibilidad de abrirle espacio al conocimiento moderno que de la mano de otras lenguas y de la tecnología digital de punta; hace necesario que la juventud tenga poder real en la vida, en la política, en la economía; en todo aquello que tenga que ver con las transformaciones y “evolución” de la sociedad.
No hay que esperar que la juventud convoque marchas, haga lobby y presione pidiendo espacios; o que tengan que acudir a una ley de cuotas como lo tuvimos que hacer las mujeres para ser escuchadas y seleccionadas a los cargos directivos. Es oportuno y justo que reconociendo en la juventud su formación y capacidad, se le invite con todas las garantías necesarias a que haga parte de las listas electorales, de las ternas en las altas cortes, que los jóvenes puedan alternar en los consejos directivos de las corporaciones autónomas, de las grandes empresas, de los cargos diplomáticos, que sea la juventud quien reciba grandes responsabilidades en la toma de decisiones.

No es fácil que los fundadores de las empresas, que los accionistas e industriales, que los dirigentes gremiales por su iniciativa les entreguen el timón a las nuevas generaciones; y más bien les conducen a montar pequeñas empresas o les facilitan recursos para que se antojen de nuevas especializaciones y sea la academia quien cautive a esta nueva generación.

Recuerdo que en la campaña a la Presidencia del doctor Andrés Pastrana Arango hizo mucho eco la siguiente frase: “Juventud es el tiempo que nos queda para hacer grandes cosas”. Esa reflexión se debe hacer con la disposición interior que cada persona tenga para dar lo mejor de sí, las ganas, la fe y la buena energía.
Es entonces por convicción y costumbre darle a la juventud oportunidades porque ella es sinónimo de dinamismo, de competencia, de colores y música, de renovación. Con el debido respeto planteo la innecesaria propuesta de aumentar la edad como requisito para la pensión, asimismo ampliar el limite de edad para ocupar cargos en la vida pública.

Comparto el sueño de mucha gente de llegar a la edad adulta como maestra de escuela en calidad de voluntaria, sueño como muchas personas contar con buena salud y compartir un día con la niñez y las poblaciones más vulnerables, teniendo la posibilidad de transmitir, dar, devolver y compartir.

Tienen los jóvenes de hoy el desafío de entender que su futuro es ya, que la sociedad les necesita que existen espacios en los consejos de juventud, en ONG; pero también los tiene que haber en los partidos políticos con voz y voto, en los tribunales y las altas cortes, en el ejecutivo, en las grandes empresas, en juntas y desde donde se tomen toda clase de decisiones y muy claramente y en forma oportuna y necesaria en la reconstrucción social, afectiva y espiritual de la actual sociedad.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: