Reconciliación con lo público

Valorar o creer, recuperar la confianza, reanudar nuestra relación con algo o con alguien es pensar que existe la posibilidad de una reconciliación, hace que podamos superar las diferencias anteponiendo un sentimiento superior. Nuestra Nación ha pasado por épocas y episodios difíciles de guerra, de crisis económica, política y social, por la manipulación del narcotráfico y por escándalos de corrupción en lo público y en lo privado; todo aquello ha dejado una grave ruptura entre la sociedad y hacia el Estado.

Es necesario, casi un mandamiento de la actual Ley Social la reconciliación con lo público y creo que se están dando las condiciones para ello. Veíamos muy difícil un acercamiento entre los jefes de la rama Judicial y del Ejecutivo y con un acto de grandeza de ellos, convocados por el actual Ministro del Interior y de Justicia se logró casi un milagro.

Varios notables a escala nacional e internacional han afirmado que en los últimos años hemos ido perdiendo el miedo; ¡sí! es verdad. Ya con más tranquilidad la comunidad y la sociedad civil organizada se atreven a enfrentar a los violentos; y poco a poco la sanción social crece frente a los amigos del dinero rápido e ilícito.

El Ministerio del Interior está pensando en una reforma judicial, otra política y otra electoral. No se asusta este gobierno con la propuesta de un estatuto de la oposición y busca el equilibrio entre las ramas del poder público, buscando la autonomía e independencia entre ellas; se propone la cooptación para llenar las vacantes en las altas cortes sin injerencia del ejecutivo. Esto es un avance democrático y de respeto por esas instancias judiciales.

Devolverle al Congreso la elección del Registrador, fruto de un concurso abierto, con meritocracia y coordinado por el Consejo de Estado; presionar por la eficacia y eficiencia de la carrera administrativa en la rama judicial. Dotar a la justicia del país con reales y oportunas herramientas presupuestales es una clara señal que en serio se quiere avanzar en la lucha contra la impunidad y la descongestión de los juzgados y tribunales. Definitivamente se tiene que reconocer que estamos pasando por un buen momento en la recomposición del Estado; en la reconciliación con lo público, en la recuperación del respeto.

Como decía el gran líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, para volver a creer se hace necesario que cada instancia de los poderes, desde el familiar, comunal hasta el individual cedamos un poco y avancemos en el colectivo hacia un país que se sienta orgulloso de lo público.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: