Reforma… si hay descongestión

En la evolución de las sociedades se va haciendo normal reformar los sistemas de ejercer el poder; y aquí en Colombia nos hemos familiarizado con las reformas políticas y las ya varias reformas a la Constitución, pero hablar de una reforma a la justicia prende las alarmas y nos obliga a convocar a la respectiva rama; a magistrados, jueces, asociaciones gremiales de la justicia, a facultades de derecho, a estudiosos e investigadores, a los académicos conocedores del tema, para que expresen sus inquietudes, sus propuestas, sus comentarios.

La reforma a la justicia no puede fundamentarse en dádivas para quienes aprobamos, ni para quienes la imparten; y me refiero a la doble instancia para congresistas que infortunadamente por estar pasando un mal momento se pierde la objetividad o se puede catalogar de conflicto de intereses. Creo que es un derecho fundamental como cualquier otro ciudadano lo puede exigir. Si el congresista no tiene inmunidad ni privilegios frente a la justicia, pues que tampoco tenga falta de garantías y que como cualquiera otra persona tenga sus instancias de investigación, de juzgamiento y de apelaciones o casaciones.

La reforma a la justicia hoy propuesta obligaría a que un debido trámite legal convierta en obligatoria la jurisprudencia, eso lo comparto, sobre todo con los trámites de pretensiones justas y equitativas frente al derecho a la salud y sus tratamientos y a los derechos pensiónales; pero creo que las altas Cortes y hasta el mismo Ejecutivo pueden obligar a que frente a los reiterados fallos de la Corte Constitucional, los servidores públicos deben actuar sin poner trabas ni cortapisas como ocurre en casos como el seguro social. Cómo es posible que mientras se tramita una sucesión de sustitución pensional, la persona por derecho beneficiada quede desprotegida en su salud y que la respectiva caja o institución le diga que se afilie como independiente que una vez se le entregue la sustitución pensional le reconoce la retroactividad.
Estos temas reales son los que se hacen necesarios solucionar. Hay que permitirle a la ciudadanía acceso real a la justicia, por ello hay que fortalecer la tutela por su gratuidad y rapidez; que bien vendría una jurisdicción especializada en acciones populares; insisto en centrar la discusión del debate en la descongestión y eso se logra con recursos y en concertación con la rama judicial.

Creemos entonces que hay que moderar las propuestas, comentarlas, construir un articulado con los actores y usuarios de la rama y someterlas a votación del legislativo una vez se tenga la certeza de que la reforma a la justicia es un instrumento para combatir la impunidad, que se contribuirá con una mejor sociedad y que no estamos bajo la amenaza de tener inhabilidades, ni incompatibilidades legales ni desconexión con lo que aspira y necesita la gente: acceso a la justicia.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: