“DIA DE LA TIERRA” CONSTANCIA DEL DÍA 22 DE ABRIL DE 2008

Hoy se celebra el día de la tierra. La “celebración” de esta fecha empezó en 1970 como un movimiento de protesta ante el descuido de la especie humana por su hogar. Desde esa fecha hasta hoy, ha evolucionado como una forma de manifestación en contra de la sobreexplotación del medio ambiente y de reafirmarnos nuestro compromiso con su protección.

La destrucción de nuestras selvas, la contaminación del aire y el trato salvaje hacia nuestra fauna son causas que, como especie humana, tienen que avergonzarnos. La visión antropocéntrica con la que se ha desarrollado nuestra sociedad, ha llevado a que olvidemos el respeto que debemos poseer por todas las especies, animales y vegetales, con que compartimos el mundo.

Por lo tanto, más que una fecha de celebración, quiero invitar a que sea esta una fecha de reflexión sobre los esfuerzos que desde esta Corporación se hacen en pro de la conservación de nuestro planeta. Me pregunto: ¿no es igual e incluso más importante que muchos de los proyectos que se debaten ahora el garantizar la subsistencia de nuestros descendientes en forma digna? ¿Qué dirán los hijos de nuestros hijos sobre nosotros cuando tengan que enfrentarse a los devastadores efectos del cambio climático que les estamos dejando como herencia? Ahora mismo estamos afrontando los efectos de nuestra imprudencia, salvajismo e impericia; no debemos olvidar el pasado tres de noviembre de 2007, cuando Bogotá, al mejor estilo de las capitales europeas, quedo cubierta bajo tres metros de hielo.

El programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) elaboraron una minuciosa estrategia para el futuro de la vida bajo el título “Cuidando el planeta Tierra” (Caring for the Earth 1991), en la que se establecen nueve principios de sustentabilidad de la Tierra, proyectando una estrategia global fundada en el cuidado, así:

1. Construir una sociedad sustentable.

2. Respetar y cuidar la comunidad de los seres vivos.

3. Mejorar la calidad de la vida humana.

4. Conservar la vitalidad y la diversidad del planeta Tierra.

5. Permanecer dentro de los límites de la capacidad de soporte del planeta Tierra.

6. Modificar actitudes y prácticas personales.

7. Permitir que las comunidades cuiden de su propio medio ambiente.

8. Generar una estructura nacional para integrar desarrollo y conservación.

9. Constituir una alianza global.

Quiero extender a todos (as) ustedes una cordial invitación a acompañarme en la campaña que estoy apoyando desde el Congreso a nivel nacional; soy la primera Senadora en Colombia en apoyar la DECLARACIÓN UNIVERSAL SOBRE BIENESTAR ANIMAL (DUBA) Junto con el Senador de la República de Chile, Antonio Horvath, somos los primeros Congresistas en Suramérica en comprometerse con dicha iniciativa en Pro del bienestar animal mundial.

La DUBA es promovida por la WSPA (World Society for Protection of Animals), organización mundial que agrupa a más de 880 organizaciones de protección y bienestar animal y su objetivo es lograr que la ONU avale una declaración que reconozca a los animales como seres que sienten, que son capaces de experimentar dolor, angustia, sufrimiento y placer y que el bienestar animal sea visto como un asunto de importancia como parte del desarrollo social de las naciones del mundo.  De lograrse, dicha declaración influirá significativamente en el futuro de miles de millones de animales alrededor del planeta. La iniciativa además busca que, a través de una petición llamada “LOS ANIMALES ME IMPORTAN”, 10 millones de personas apoyen la DUBA ante la ONU.

Así, cómo decía anteriormente, quiero extender la invitación a todos (as) mis colegas congresistas para que se unan a la campaña que lidero y nos apoyen con sus firmas. La naturaleza nos alimenta, nos viste y nos ha brindado su protección bendiciéndonos con un maravilloso país, digno de la envidia del mundo entero por la gran biodiversidad que poseemos. Es hora qué, en un acto de justa reciprocidad, tengamos un gesto de agradecimiento y proteger nuestra fauna y flora.

Con satisfacción he visto en el diario “EL TIEMPO” del día de hoy que “Fueron escogidas 150 mil hectáreas de terrenos para proteger la biodiversidad”. Sin embargo, a pesar de tan grande avance, señala el diario que “De los 184 ecosistemas, como lagunas, páramos, bosques y arrecifes de coral extendidos por todo el territorio, que el Gobierno está obligado a proteger por su valor natural, solo están amparados 100, que hoy conforman 11 millones 250 mil hectáreas”.

Estamos haciendo avances; esto fue ratificado en enero de este año por expertos de las universidades Yale y Columbia, de Estados Unidos, que al redactar el Índice de Desarrollo Ambiental ubicaron al país en el noveno lugar del mundo entre las naciones más ecologistas, por encima de superpotencias como Holanda, Canadá, Estados Unidos y Francia.

Tenemos que seguir. No podemos ampararnos en estos avances para frenar nuestros esfuerzos en pro de un mejor presente y en búsqueda de que haya un mañana digno para los nuestros.

ELSA GLADYS CIFUENTES ARANZAZU

Senadora Partido Cambio Radical

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: