LA PRIORIDAD DEL CONGRESO

En la agenda legislativa del congreso colombiano se tienen hoy iniciativas importantes que están a discusión de cada comisión según su competencia. El país tiene la oportunidad de seguir por los canales institucionales en diferentes horarios el debate público sobre la diversidad de proyectos. ¡Temas es lo que hoy hay¡ y creemos que en medio de esas urgencias hay que priorizar con responsabilidad social y ética de lo público, donde debe imponer el interés del país, de la gente.
Nos ha impresionado la capacidad de lobby de algunas empresas frente a unas iniciativas que cursan en las cámaras congresionales, creemos que eso es válido en la medida en que promueven su sector enmarcado en la legalidad colombiana, pero pocas veces encontramos grupos de presión a favor de las grandes reformas del estado que propenden por defender los intereses de la colectividad. Es por lo que se pretende en esta reflexión hablar del deber: las leyes naturales o positivas obliga a quien tiene un poder delegado por la gente, actuar sin omisiones frente a toma de decisiones como resultado de sus responsabilidades nacidas en el respeto, la gratitud y ese sentimiento que relaciona y se crea entre quien elige, vota y deposita el poder de decidir.
Que cada congresista sea fiel a lo que representa entre la colectividad que lo eligió y que tramite como debe ser los diferentes proyectos de ley y actos legislativos. Ahí se fortalece la autonomía e independencia del poder legislativo, estudiando, comparando, discutiendo y decidiendo en justicia, por un mejor marco normativo que nos permita recuperar la credibilidad, la legitimidad y la oportunidad de hacer de nuestra nación no un país de muchas leyes, si no un país con conciencia de respeto, de confianza y con posibilidades de prosperidad.
Nosotros en el congreso debemos contribuir a la estabilidad jurídica, a la modernización normativa, a la brevedad efectiva y eficiente en los procesos estando al alcance de la ciudadanía.
Muy lucido, inteligente y firme estuvo el señor presidente de la república en el encuentro de la jurisdicción contenciosa en la ciudad de Cali. Con frases elementales y con espíritu conciliador y respetuoso impuso su autoridad y su representatividad popular que no se deja tocar por la inmediatez del aplauso, ni por la dureza de la critica y dijo entre muchas cosas que no es bueno el estancamiento ni los bandazos, que la urgencia real se debería imponer a la urgencia falsa, que no podemos caer en la complacencia si no hacer un dialogo eficaz.
Hoy tenemos que avanzar en dos grandes temas que tranquilicen con confianza al País: la reforma política y la reforma a la justicia. En la primera se quiere pedir al gobierno que se debe y se quiere acatar la iniciativa de un grupo significativo de ciudadanos al pedir vía referendo la posibilidad de la reelección presidencial. Como nadie, ni siquiera el comité de promotores, tiene derecho a retirar la iniciativa del referendo, tampoco el señor presidente nos puede pedir eso. En el congreso o tramitamos esa iniciativa o la incorporamos al proyecto de acto legislativo sobre reforma política. El congreso no pierde iniciativa propia sobre los temas objeto de iniciativas ciudadanas, así que nada nos impide que incorporemos la reelección en el proyecto de reforma política y estaríamos ahorrándole al estado colombiano tiempo, tensiones políticas y muchos recursos que valdría la convocatoria a elecciones para ese tema, y así respetamos por vía directa la voluntad de millones de colombianos que quiere reformar la constitución para permitir la reelección o no de sus mandatarios.
No nos podemos pegar el 2010 o 2014, no hagamos de esa iniciativa el gran debate, mejor avancemos en los procedimientos reales que nos permitan blindar los procesos electorales de influencias mafiosas. Que lleguen las próximas elecciones con la tranquilidad de someter la voluntad popular no a los fusiles, motosierras, ni presupuestos ilícitos. Esa debe ser la discusión como garantizamos en lo político unas elecciones transparentes y en lo jurídico como hacemos frente común para combatir la impunidad, como abreviamos los procedimientos, como implementamos la oralidad en todas las jurisdicciones judiciales, como descongestionamos los despachos judiciales, con recursos, con responsabilidad en el servicio público y con el mas profundo respeto por la rama judicial.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: