IGUALDAD PARA LAS MUJERES FRENTE A LA JUSTICIA

La igualdad entre los géneros va en serio!

Así lo vemos expresado en los compromisos de los estados frente al sistema de Naciones Unidas; y así también lo ha dejado en claro el Consejo de Estado con la medida cautelar de suspender la elección del defensor del pueblo por no haber garantizado en la terna de dicha elección, la nominación de mínimo una mujer. A lo mejor si el señor presidente lo vuelve a ternar; ganará de nuevo. Pero al país le va quedando claro que la ley de cuotas es para cumplirla en todo y por todos.

La inequidad en las relaciones entre los géneros es evidente, la exclusión de la mujer frente al desarrollo, las diferencias salariales, las exclusiones en los rangos militares y misionales de la fuerza pública, el desbalance social; sigue limitando a las mujeres para ejercer su plena ciudadanía. No es que no se cuente con mujeres para integrar listas a las elecciones populares, a concursos o a nominaciones de primer orden. No! Es que no se han generado las condiciones para que las mujeres superemos todos los obstáculos que encontramos desde que tenemos uso de razón.

El hecho de que gobiernos y estados maduros y justos vengan promoviendo políticas públicas diferenciales, con perspectiva de género y desarrollando acciones afirmativas; nos muestra que la voluntad de cambio debe ser al más alto nivel de conciencia en lo público y en la transformación social y cultural.

Tanto en la plataforma de Beijing en el más concurrido encuentro de estados y mujeres en el año 1995; como en el manifiesto del año 2000 desde Naciones Unidas con el compromiso internacional de cumplir las metas del milenio, se hizo un pacto de honor y de ética para trabajar conjuntamente y de manera prioritaria por superar todo obstáculo y discriminación contra las mujeres. El objetivo de desarrollo No. 3 establece en forma expresa que los estados se comprometen a la promoción de la equidad de género y la autonomía de la mujer; se establecieron metas especificas con la reducción de la violencia doméstica hacia la mujer, el mejoramiento de la equidad de género en materia salarial y la calidad de empleo y con absoluta claridad quedó expreso el compromiso de una lucha mundial por incrementar la participación de las mujeres en los niveles de decisión del poder público y político.

El estado Colombiano ha mostrado con orgullo ante el CEDAW (Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer) su disposición por respetar y acatar la ley de cuotas (ley 581 del 2000) y firmo el acuerdo nacional por la equidad entre mujeres y hombres en octubre del 2003. También el estado colombiano acogió la incorporación de la igualdad de las mujeres en su plan de desarrollo, e históricamente viene aceptando las diferentes iniciativas en beneficio del género femenino.

Varias investigaciones de instituciones públicas y académicas dan cuenta sobre la forma como sufren en su mayoría en el conflicto armado las mujeres. El desplazamiento forzado, la persistente violación doméstica, los traumas afectivos a consecuencia de la guerra y la pobreza se convierten en permanente amenaza contra la salud mental y física de las mujeres.

Es por ello; por las denuncias, por el rostro de silencio y de dolor del género femenino que hemos incluido en el artículo 8 del proyecto de reforma a la justicia una norma constitucional; como señal inequívoca del querer del pueblo colombiano. Dese ya pedimos el voto favorable a todas y todos los congresistas integrantes de las diferentes bancadas.

“Los jueces al administrar justicia y los demás funcionarios públicos de Colombia al proferir cualquier tipo de decisión, deberán tener en cuenta la promoción y garantía de la equidad de género, de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por nuestro País, de lo cual deberá dejar constancia en la parte emotiva de la respectiva providencia o decisión. La ley reglamentará la materia”

Lo anterior implica estudiar los efectos y la eficacia de los mecanismos de justicia destinados a reducir la violencia contra la mujer. La sensibilización y la capacitación de los jueces en el país en la temática de los derechos humanos es prioritario y oportuno en este justo momento en el que debemos garantizar los derechos para las niñas y adolescentes en Colombia.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: