NAVIDAD FRATERNA

La encarnación del hijo de Dios, navidad, oportunidad de evaluación y propósitos de cambio, fiesta para los judíos con luces y tradiciones, celebraciones paganas del solsticio de invierno, días de encuentros espirituales y familiares, época de ofertas comerciales y temporadas vacacionales; y en todo caso, días que nos llaman a la meditación.

Por estos días se nos mezclan unos sentimientos de nostalgia, culpas, sueños y se nos despierta el deseo de hacer algo por alguien.  Es navidad y un niño(a) nos llama desde el pesebre de la humanidad, desde la condición elemental del ser iguales a aceptar la vulnerabilidad que invade nuestra existencia.  Nuestra piel se rompe, suda, se envejece, se mancha al ritmo del paso de los años independiente de su raza; nuestro cuerpo, así tenga toda clase de vacunas y antivirus, sufre de enfermedades o por la desnutrición de la pobreza o por el stres de la riqueza.  Esa es nuestra condición humana; llena de fragilidades y debilidades.  Eso somos en esencia y nos permite entender que la única diferencia puede ser en la medida que asumamos conciencia de lo que hacemos, de lo que somos y lo que disfrutamos en la sumatoria de los presentes vividos.

Les invito en este advenimiento, en este instante de luz en la navidad a recibir del espíritu de Dios la fuerza y el fortalecimiento de la fe.  Esa fe que nos mueva hacia la fraternidad.

La navidad como sentimiento de la humanidad; lo divino se hizo persona para entregarnos la oportunidad de sentir lo que es el AMOR como  esencia de Dar, de solidarizarnos con las demás personas, de hacer que sea la fraternidad una experiencia incorporada al diario vivir.

Ligar la navidad con la fraternidad social, nos permite trascender los intereses personales y aproximarnos a un entendimiento desde la diferencia.

Es mucho más fácil escribir proclamas y manifiestos o artículos como estos, que poner una actitud humilde frente a lo que somos  como sociedad,  la arrogancia del poder o de la oposición o la victimización, profundizan las brechas.

Se hace necesario trabajar desde la individualidad, superar los sentimientos del ego y entender que en la tierra somos diversos los seres vivientes y que hubo un antes y deberá haber un después para los demás.  Este problema de las guerras y las pasiones, de la imposición de una u otra ideología nos ha llevado por siempre a crisis repetitivas y a resultados de ganadores y perdedores que no siempre registra la historia con inspiración de la verdad, si no según la pluma del relator.

Es esta navidad, esa nueva oportunidad que tenemos y les propongo que la celebremos con el sentimiento ético que cada uno pueda y quiera imprimirle.

Tenemos en nuestras manos algo para dar, tenemos en nuestro espíritu algo para compartir, tenemos en nuestra alacena algo que regalar y tenemos como humanos muchas cosas que mejorar.

Los propósitos públicos de las sociedades modernas y asumidos como compromisos desde los estados frente a la lucha contra la pobreza, la corrupción, la violencia, la discriminación, los anuncios mundiales del cumplimiento de las metas del milenio, van quedando ahogados en capítulos cerrados por cuenta de las crisis económicas, las catástrofes y el incremento del egoísmo parcelado en la humanidad.

Nos queda la posibilidad de construir conciencia en nuestros espíritus, proponernos cambios elementales desde cada persona y nos queda la posibilidad de permitirle a la fraternidad habitar en nuestra alma colectiva haciendo algo ya y en esta navidad.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: