GÉNERO Y FUTBOL

Durante muchos años a las mujeres  se nos ha puesto al margen de algunas actividades tradicionalmente asignadas a los hombres, como el fútbol, tema que motiva nuestra columna de hoy.

El balón pie genera grandes pasiones entre los seres humanos. Durante este periodo de semana Santa nos dimos a la tarea de leer cuidadosamente el reglamento de juego de la FIFA, en el cual encontramos por cierto, en sus observaciones preliminares una referencia al género, haciendo la salvedad, que su interpretación en la escritura debía ser en ambos sentidos, tanto para hombre como para mujeres. También en nuestros habituales conversatorios con la comunidad preguntamos a las personas qué pensaban acerca de que una mujer participara activamente en el juego como árbitra o como jugadora.

Podría decir entonces, que para el primer caso, en lo que respecta al reglamento FIFA no hay ningún impedimento para que una mujer participe en los encuentros profesionales junto con los hombres. Para el otro caso fueron muchos los comentarios escuchados, algunos sexistas, satíricos, machistas y otros pluralistas, incluyentes, conciliadores y hasta inquietantes.

No es difícil escuchar comentarios tales como, ellas no saben de eso, lo que les gusta a las mujeres del fútbol son las piernas de los jugadores, la mujer no tiene fuerza y se cansa rápido, si las mujeres juegan al fútbol pierden su feminidad, las mujeres solo deben estar en las canchas adornando las vallas publicitarias… en fin un sin número de referencias que se haría largo mencionar. Recuerdo una en especial, cuando hace unos años en un comercial de televisión una mujer confundía al árbitro con un jugador y se sentía triste porque no lo dejaban jugar, comercial que además de ser completamente sexista insultaba la inteligencia femenina.

Pero las mujeres hemos ido poco a poco ganando terreno en aquellas actividades que se consideraban exclusividad de los varones, y el fútbol no es la excepción, aunque se reconoce que es uno de los espacios a los cuales nos ha costado más trabajo ingresar, hoy en nuestro país existen varias árbitras profesionales, las cuales lamentablemente para este deporte de pasiones insospechadas no son tan aceptadas en Colombia como si lo son en otros países

Se imaginan ustedes queridos lectores un equipo profesional, atravesado por la disciplina, la fuerza y el carácter de una mujer, además de su impresionante capacidad de acción y reacción inmediatas que por naturaleza poseemos.

Creo sin excepción que las mujeres estamos dotadas de las características y capacidades suficientes para enfrentarnos o participar en cualquier contienda en igualdad de condiciones que los varones y aun con ellos mismos.

Las actividades exclusivas de hombres o de mujeres están fuera de lugar, las mujeres no deben seguir jugando el papel decorativo dentro de los estadios, ni en ningún otro espacio, ni los hombres deben seguir asumiendo que está mejor dotados para el fútbol o cualquiera otra actividad.

Nuestra sociedad actual exige que tanto un género como el otro participen activamente y en equidad en las diferentes actividades cotidianas, llámese el deporte, el hogar, el trabajo, la política o en cualquiera otra que implique a la persona humana.

Los clubes profesionales de fútbol, sus jugadores y su dirigencia así como las comisiones arbitrales, deben garantizar la igualdad de condiciones y oportunidades tanto para hombres como para mujeres, recordemos mis queridos amigos que nuestra Constitución Política en su artículo 43 reza: “la mujer y el hombre tienen igualdad de derechos y oportunidades. La mujer no podrá ser sometida a ninguna clase de discriminación…”entonces aquellos que rechazan de plano la participación de la mujer en actividades como el fútbol o aquellos que se oponen con tanta vehemencia amparados en estereotipos y supuestos, no cumplen cabalmente con el mandato constitucional y por el contrario reafirman y justifican esquemas mentales que no aportan a la construcción de una sociedad más incluyente.

Queremos decir con esto, que mientras que las personas posean las condiciones suficientes, tanto intelectuales como físicas necesarias en cualquier área del conocimiento o práctica deportiva en  que deseen incurrir, deben abrirse espacios de libre acceso. Siempre y cuando se cuenten con las destrezas y habilidades propias de la disciplina a practicar deberán eliminarse la limitantes sexistas o discriminatorias en cualquier sentido.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: