LA CONFIANZA COMO PATRIMONIO PÚBLICO

En los últimos años los colombianos hemos experimentado un aumento significativo en los niveles de confiabilidad y seguridad que nos representan una mayor esperanza y compromiso frente a las acciones que día a día emprendemos, y que nos hacen sentir convencidos de desarrollar nuestras capacidades y habilidades.

Desde su primera propuesta de gobierno, el Presidente Álvaro Uribe ha trabajado incansablemente por forjar una cultura ciudadana a través de la construcción de confianza y la posibilidad de  tener una cercanía directamente con las comunidades, lo que piensa la gente él lo convierte en algo importante, las personas tienen a su alcance al gobierno y a las diferentes instancias del poder ejecutivo que representan  el cumplimento de acuerdos y transparencia en las instituciones con acciones que van desde lo pedagógico, hasta las públicas rendiciones de cuentas que se hacen en cabeza del Primer Mandatario con los ministros de cada cartera en audiencias públicas trasmitidas en directo por el canal institucional .

Muchos sectores y movimientos nos hemos propuesto trabajar una nueva forma de hacer política a través de la moral y la ética; lo cual se ha convertido para muchos en la esperanza de un mejor país, impulsado por gente renovada, emprendedora y con criterio, movimientos y cambios significativos que logran asumir posiciones más críticas y menos permisivas frente a temas de corrupción, excesos de poder y personalismos.

Este fortalecimiento de la confianza se ha podido llevar a cabo bajo los criterios de responsabilidad y libertad, en la medida en que se han permitido las expresiones auténticas de todas las visiones del mundo, en procura de una autoconciencia tanto personal como social; apoyados en el proceso de la democracia, como expresión de un derecho común que configura la razonabilidad y el interés de todos.

De ésta forma el trabajo comprometido de los colombianos que nos ha situado en una zona de credibilidad, fe y esperanza frente al accionar de nuestros mandatarios, ha abierto nuevas vertientes de participación generadas desde la diversidad y los acuerdos, aliados del proceso auto-consciente y de desarrollo humano.

A menudo me pregunto que hace que los colombianos en la actualidad tengamos esa sensación de seguridad y confianza, y creo sin temor a equivocarme que el sentido de pertenencia que ostentamos en este momento se genera en la trasparencia, en el actuar ético y de frente, en mostrarle a las personas la realidad sin disfraces y dándoles la capacidad a los ciudadanos de observar coherencia entre los pensamientos y las acciones.

Es por esto que considero,  se hace necesarios tramitar un proyecto de reforma que equilibre las tres ramas del poder público a través de la propuesta de conformación de ternas presentadas por las corporaciones que hacen parte de dichos poderes; esto sin lugar a dudas generaría mayor confiabilidad, transparencia y equidad en la elección de los dirigentes, obteniendo de esta manera la mayor confianza y legitimidad de nuestros gobernantes.

Es imperante para las entidades que sigan fortaleciendo contextos de confiabilidad desde la utilización de un lenguaje civilizado, desde donde se dialoguen y respeten los disensos y los consensos, fundamentados principalmente en el autocontrol y la inteligencia emocional, la argumentación clara y lógica de las ideas, que den cuenta de explicaciones suficientes y verdaderas, ajustadas a la realidad y sobre todo desde donde se pueda elaborar en cualquier espacio de discusión una retroalimentación constructiva.

Es definitivo que la confianza debe hacer parte de nuestra realidad social, así como una persona toma la decisión de invertir en una empresa si esta genera confiabilidad, a nuestro país le estamos dando este principio importante, los colombianos tenemos que sentir que el hecho de tener un presidente confiable nos da el valor agregado que requiere el patrimonio público.

La capacidad actual de nuestro país para fortalecer el Estado Social de Derecho con un modelo óptimo de intervención económica a través de la planeación y la regulación; un Estado autocontrolado y promotor, que evalúa sus resultados y genera información en tiempo real, y que proyecta la imagen  de un Estado eficiente y transparente, se convierte en nuestro mayor patrimonio público.

Estoy segura que los nuevos líderes sabrán aprovechar y mantener los niveles de confiabilidad que hoy tenemos los colombianos, a través del ejemplo que muchos de nuestros actuales gobernantes nos dan, los futuros dirigentes se sentirán comprometidos y sobre todo estarán formados en la cultura de la verdad y la trasparencia, fundamentos principales de la credibilidad y la confianza.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: