MÁS LIBERTAD DE EXPRESIÓN, MENOS VIOLENCIA

La libertad de expresión se define como la capacidad que tenemos los seres humanos para expresar ideas, pensamientos o creencias a través de la palabra escrita o hablada. Desde la reforma de 1936 cuando se reivindica el derecho a la libre expresión, hasta  nuestra actual Constitución Política que en su artículo 20 consagra que toda persona tiene la libertad de expresar su pensamiento y sus opiniones, la palabra utilizada a través de los tradicionales y modernos medios de comunicación se ha tornado en la mejor manera de construcción de la esfera pública.

Cuando las personas encuentran ambientes propicios para expresarse, bien sea en lo público o en lo privado se desactivan las formas más rudas de agresión, a través de la palabra escrita o hablada los seres humanos podemos desahogar nuestros miedos, rabia, frustraciones, necesidades en formas que no atenten contra la integridad física de las personas.

Pero en aras de la libertad de expresión las palabras no pueden utilizarse como armas de fuego que se disparan causando daño en quien las recibe, la mala utilización de las palabras puede llegar a producir tanto daño como otras formas de violencia. Debemos ser muy cautelosos con estas formas de comunicación verbal y no verbal puesto que éstas en las relaciones interpersonales pueden obstaculizar el desarrollo de los derechos del otro y presentarse no como la eliminación inmediata, sino la anulación progresiva del ser social.

Las utilización de las palabras de manera indiscriminada pueden causar daños psicológicos mediante hechos que afecten la salud mental y la estabilidad emocional de las personas, las palabras soeces, las amenazas y las frases que desconocen el valor y aporte del otro; la ridiculización como forma habitual de expresión, la indiferencia como forma de anulación del otro, producen alteraciones del desarrollo psico-afectivo que en muchas ocasiones dejan secuelas graves en quienes las sufren.

En la actualidad, dadas las amplias posibilidades que se nos ofrecen a través de los medios de comunicación, tanto con el auge de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, como con otras formas de participación que permiten sentar posiciones, las personas encuentran alternativas de expresión que promueven sus ideologías, que permiten expresar esos pensamientos y sentimientos tan libremente que nos obliga a utilizar antes que nada la razón y el autocontrol para no desbordar las emociones sin medida.

Frecuentemente leemos en diarios en internet, opiniones de los lectores que atentan en muchos momentos contra la dignidad y honra de las personas, es común encontrar referencias anónimas de personas que utilizan el espacio de los  medios para formular apreciaciones cargadas de una gran violencia verbal, comentarios llenos de imprecisiones y calumnias que lo único que hacen es desinformar y generar mantos de dudas sobre las personas.

Pero la posibilidad que nos brinda el desarrollo cada vez mayor de las formas de expresión no es en sí mismo perjudicial, siempre y cuando lo utilicemos de manera autoconsciente. Las formas modernas de comunicación le permiten a la ciudadanía manifestarse con amplitud y reconocimiento de sus pensamientos; las ideologías hoy tienen un espacio en los medios y otras formas de participación que les permiten sentar posiciones desde el dialogo, ejemplo de ello es la permanente propuesta que desde hace siete años el gobierno actual ha implementado y que viene desarrollando con los Consejos Comunitarios.

Difícilmente veremos nuevamente la formación de grupos rebeldes clandestinos, con fundamentos de luchas de clases o luchas armadas sociales. Sí seguiremos viendo gente armada pero estos estarán movidos por mafias que luchan por el control de mercados ilícitos, pero no por ideologías.

Los jóvenes también encuentran en los espacios callejeros formas de transformar su agresividad en palabras e imágenes, los grafitis por ejemplo, aunque no los compartimos, son instrumentos de liberación de los sentimientos, en algunas ciudades de Colombia hay espacios destinados especialmente para estas representaciones sociales.

Hoy en día los micrófonos de las diferentes emisoras están abiertos a la audiencia, de cierta manera los medios de comunicación de masas han entendido que la expresión ciudadana es la mejor manera de construir opinión pública.

Existen también modernas formas de rendición de cuentas que debemos hacer todos los servidores públicos; el instrumento ciudadano de presupuesto participativo; los consejos comunitarios, los foros y discusiones abiertas en espacios académicos entre otras, son la mejor manera de contribuir y construir democracia.

Podríamos afirmar que la comunidad entiende y se apropia de la comunicación y la información desde la realidad, basada en los derechos y el desarrollo humano, reconociendo en los medios de libre expresión la dignidad y la igualdad en la democracia, la participación, el fortalecimiento social y la igualdad.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: