Misión Constructiva

A lo largo de nuestras vidas los seres humanos estamos continuamente tomando decisiones, algunas de ellas representan a la cotidianidad, madrugar o no, tomar leche o café, ponerse la camisa roja o la verde; pero también otro tipo de decisiones que influirán de manera permanente y definitiva en nuestro día, en nuestro tiempo, en nuestro desarrollo, en la calidad de nuestra vida.

El filósofo Emmanuel Kant acuña el término de la mayoría de edad desde la capacidad de conocimiento y la toma de decisiones propias que hagan libres a las personas, él reconoce que algunas de las causas para que los individuos permanezcamos en la minoría de edad tienen que ver con la falta de valor para utilizar el propio entendimiento, al no atrevernos a pensar por nosotros mismos y dejar las decisiones en otros; a la pereza y la cobardía dado que desde ellas les asignamos la responsabilidad de nuestras vidas a terceros y son esos los que deciden.

A menudo escucho en las diferentes visitas que hago a la comunidad a personas que prefieren mantenerse en el nivel uno del Sisben, no ponerle piso a su casa aun teniendo la capacidad económica para hacerlo, con el fin de no perder el subsidio que se asigna a este nivel.

Vemos comunidades que solicitan mejores instalaciones en sus barrios, un parque, mejor sistema de aguas, luminarias externas entre otras cosas, y son ellos mismos los que se encargan de destruirlos, dañan los juegos de los parques, destruyen las luminarias o se llevan las canales de agua. Esto nos deja reflexionar que no siempre la intervención del Estado mejora las condiciones vida, si las personas destruyen y ellas mismas no cuidan nada.

Tomar decisiones implica conciencia social e individual, pensar en los efectos que traerán ellas en la existencia propia y de los que nos rodean. Tomar conciencia sobre la reversibilidad de esas decisiones y la dificultad de hacer cambios en lo que ya está decidido, por ejemplo, si hoy decido contaminar el ambiente, mañana seguramente reversar los efectos requerirá muchos esfuerzos y recursos que a lo mejor después ya no posea.

Los seres humanos nos empeñamos en poner a depender nuestro bienestar y nuestra felicidad en otras personas y en cosas como el dinero o la posición social, sin darnos cuenta en muchos momentos de que todos esos factores sólo son medios a través de los cuales buscamos nuestra felicidad, pero ellos en sí mismos no son el fin. Parafraseando a Joseph Jaworski, las personas debemos dejar de ser víctimas de las circunstancias y comenzar a participar de su creación, a crear campos en los que profundicemos continuamente en la comprensión de la realidad y que seamos capaces de ser participes en el despliegue del mundo, tenemos el deber y la oportunidad de participar directamente en la creación de nuevas realidades.

elsagladys.com

senadoraelsagladys@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: