REFORMA CON RESPONSABILIDAD SOCIAL

El concepto de responsabilidad social va más allá de la colaboración solidaria de los seres humanos frente a las necesidades de las personas que no cuentan con las mismas oportunidades que tenemos algunos, la responsabilidad social es un asunto más de ética empresarial que se adquiere en la relación y establecimiento de metas integradas al desarrollo sostenible de una sociedad.

Por estos días se nos dio a conocer una interesante propuesta de responsabilidad social: el primer Banco de los Pobres que no captará recursos; y que será manejado sólo con los recursos de una fundación que otorgará créditos, sin los exagerados costos conocidos en el mundo. Ojalá que esa figura de créditos blandos sin tramitología y sin fiadores sea un hecho y se propicien las condiciones para que microempresarios, emprendedores, puedan acceder a créditos y a la posibilidad de superación de la pobreza.

La responsabilidad social debe mirarse también desde la construcción de un estatuto financiero, implicando la protección de los usuarios frente a las instituciones crediticias, otorgándoles a los consumidores garantías y beneficios de sus derechos de información, solicitudes y reclamos, atención y servicio así como cambios en los sistemas de ahorros individuales y cesantías y la regulación de otros sistemas y entidades financieras.

Es entonces Bienvenido el Banco de los Pobres, el Banco de Oportunidades y ahora bienvenida en la Reforma Financiera la fórmula expuesta en el artículo nuevo definida así: “Créese el programa de balance social que reglamenta el Gobierno Nacional en un plazo máximo de seis (6) meses a partir de la vigencia de la presente ley, como una herramienta de gestión empresarial que permitirá la evaluación cuantitativa y cualitativa del cumplimiento de la responsabilidad social de todas las empresas financieras, de seguros, del mercado de valores que contribuirá al mejoramiento de la calidad de vida de sus empleados y con las poblaciones más vulnerables identificadas por la Dirección Nacional de Planeación”.

El Programa de Balance social será coordinado por la Consejería de Acción Social de la Presidencia de la República que le dará énfasis a los programas de educación superior subsidiando a los mejores estudiantes de los estratos 1, 2 y 3 del pueblo colombiano.

En este propósito las dinámicas del conocimiento se constituyen en el eje fundamental para la supervivencia, en cuyo caso uno de nuestros grandes desafíos está en la implementación de programas eficientes que apunten a la médula de las necesidades de educación, aprendizaje y entrenamiento de las personas.

Avanzar en la cultura del balance social nos permitiría seguir haciendo conciencia de que todos nuestros empresarios se obliguen a invertir parte de sus ganancias en programas que contribuyan al adelanto en el desarrollo humano, en calidad de vida y en el acceso a la educación superior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: