TODO EN SU DEBIDO MOMENTO

El debate político que sobre el referendo se sostuvo en el Congreso Colombiano durante casi un año, en medio de reflexiones académicas, constancias, denuncias, señalamientos, sensaciones criminales, opiniones a favor y en contra, constituyeron el expediente R-R que ahora se traslada a otra discusión interna en la Corte Constitucional.

La iniciativa ciudadana que contó con miles y miles de firmas de hombres y mujeres, que en el libre ejercicio de su derecho rubricaron  haciendo uso de un mecanismo de participación aun tiene dudas sobre parte de su financiación y de los topes legales. Creemos que el sistema electoral debería ya definir según sus competencias, si la tienen o no, si encuentra o no errores o violaciones, deberían de manera conjunta los Magistrados del Consejo Nacional Electoral y la Registraduría ponerle punto final a estas dudas y conjeturas que están permitiendo intromisiones e interpretaciones acomodadas para viciar el proceso.

Todo en su debido momento; creo señor Registrador que usted es la voz más autorizada que tiene Colombia en temas electorales; el valor agregado que usted le pone a su cargo gracias a su formación, experiencia y conocimientos en la materia, su ética y sus principios me permiten asegurar que el poder y deber de registro electoral. Creo  que usted es garante para estos delicados actos democráticos que nos esperan.

Debe usted saber señor registrador, que elaboré una ponencia favorable a un proyecto de Ley que busca prolongar por un año la vigencia de las cédulas viejas; primero porque en su institución no se tiene la capacidad en el recurso humano, sistemático y económico para atender la inmensa demanda de cambio de cédulas y también porque creo que de no atender esta situación a tiempo estaríamos negándole a miles de colombianos la posibilidad de votar.

Por estos días estoy solicitándole a su despacho tramitar en derecho y en debido proceso una inspección judicial al inventario de cédulas que debiendo estar dadas de baja, aun siguen haciendo parte del registro electoral.

“hay que depurar el censo”  el de las cédulas que pertenecen a gente muerta, a personas que por haber perdido sus derechos civiles y políticos no pueden votar, cédulas de quienes por varias razones no deberían hacer parte del inventario del censo electoral y que de no hacerse esta depuración se convertirían en una amenaza para las próximas contiendas políticas; por fraudes y similares.

Es en este momento señor registrador que usted debe coordinar y actuar frente a las claridades que requiere y amerita el sistema y por ello se tendrán que dar las condiciones presupuestarias necesarias.

En nuestro país se debieran asumir las responsabilidades según las competencias y bajo el principio de oportunidad. No pueden ser los términos perentorios sino la celeridad que como autoridades tenemos y actuar en su debido momento.

La Corte Constitucional haciendo uso también de su magna potestad y autonomía  procederá conforme y así también el Ministerio Público, filtros más que suficientes para que se le responda a la ciudadanía frente a su petición de referendo reeleccionista.

Entre tanto deberemos en el Congreso ocuparnos de la agenda legislativa. Decenas de proyectos de ley hacen trámite en las diferentes Comisiones legales y reglamentarias; es así como se tiene la posibilidad de avanzar en las discusiones, debates y decisiones de los proyectos que reglamenten la última reforma política. Cómo no prepararnos para las próximas elecciones en cuanto a los topes, financiación, anticipos, participación real de las mujeres en la conformación de las listas a las corporaciones públicas.

Deberíamos escuchar las propuestas de parte de la sociedad civil organizada y de las organizaciones internacionales, cuando nos propusieron este miércoles anterior en audiencia pública que se debería garantizar en Colombia la gratuidad en el trasporte de las elecciones asumiéndose como parte de la financiación a partidos y candidaturas.

La financiación y trasparencia en los procesos electorales se requieren para legitimar más nuestro Estado; este Estado que somos todos y todas quienes participamos eligiendo o haciéndonos elegir, tomando decisiones. Este Estado Colombiano que tanto requiere de participación y de objetividad; de más madurez en las diferentes posturas, de más respeto ciudadano.

Todo en su debido momento para la crítica, para la oposición organizada y constructiva, para que los poderes actúen según sus competencias y oportunidades. Todo en su debido momento por el respeto y la democracia, por la aceptación de nuevas maneras de participación comunitaria y ciudadana. Por un Estado de opinión que se consolida para que la gente se exprese.

Según nuestras correspondientes funciones y misiones debiéramos actuar con grandeza frete a la expresión de las mayorías ciudadanas manifestadas en civilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: